LA LLAMADA DE LO PRIMARIO III

En las noches de Tedio en la habitación del hotel de la isla del Padre Teide, encontré cobijo en la poesía, escribí unos poemas inspirados en mi nueva vida como juguete de los caprichos de Ángela, mi amada.

Entre “nubes de clavos” recordaba las noches de azotes y pensamientos de rabia e impotencia, oh Ángela, ¿por qué yo?, ¿por qué debo sufrir por amarte?

Ángela irradiaba fuerza, sensualidad, un carisma noble y fiero a la vez, tal vez fue eso lo que me enamoró de ella. No se comportaba como las otras mujeres, no tenía pudor por mostrar su masculinidad en público. Siempre salía de lo convencional en cualquier situación y esto fue para mi como un imán. Me atrajo su fuerza hasta el punto de amarla como nunca lo había hecho, por ella hice lo que hice, dejarme ultrajar…

Casi siempre me trataba como a una mujer, era más varonil que yo, un pobre afeminado o demasiado débil para una mujer como ella.

Canalizando mi angustia escribí un poema…

Fui hombre de principios hasta que te conocí.

Creí ser fuerte hasta que me derribaste.

Con ferocidad a ti me atrajiste.

Por detrás, tuyo me hiciste.

Te amé mi amor hasta dejarme ultrajar por ti.

Mi dorso rompiste, mi piel maltrataste.

Y abandonado como un perrillo lloré

la ausencia de mi “amigo” el dolor.

En estas cuatro paredes pienso en la mejor manera de decirte amor mío lo que te amo, deseo dejar esta violencia para conmigo por Ingrid y Charles y también por ti. Ya no quiero ser más vuestro juguete de perversión, odio este dolor y no deseo comenzar a odiarte por las maldades que me son infringidas. Me gusta sentir dolor pero no el calvario que me hacéis pasar en esta conversión a aceptar el dolor como forma de vida, soy demasiado débil para aceptarlo.

Llegado de mi viaje, en casa intentaba hablarle a Ángela de mi decisión pero no tenía el suficiente valor para empezar mi disertación.

-Mañana vienen Ingrid y Charles-. Ante estas palabras el cuerpo entero comenzó a temblarme, desde las piernas hasta los cabellos de la cabeza.

-No-, dije rotundamente.

¿No?, ¿a qué te refieres?-.

-No…, no voy a dejarme usar más por vosotros-, por fin lo dije, pero había algo que se me había pasado por alto.

-¡Consentiste! Recuerda que consentiste a ser un juguete y a cambiar tu vida por mi-.

-Ya no quiero eso que consentí, lo aborrezco-.

Ángela estaba sentada en el alféizar de la ventana del salón y yo sentado en el sofá. Levantándose del alféizar comenzó a pasear entre el sofá y la ventana soltando imprecaciones cada vez más voluminosas en sonido, yo simplemente callé ante su furia. Entre gritos y ademanes con sus manos fue a la salita de estar y llamó por teléfono. Al momento supe qué pasaría. Ingrid y Charles se presentaron en casa en menos de una hora.

-Así que el perrillo se ha rebelado. ¿Quieres romper tu consentimiento y ser un cobarde?-, me preguntó Ingrid.

No hablé, no asentí. Ante mi pasividad la mano derecha de Ingrid cruzó mi cara tambaleándome ante el impacto del bofetón.

-Charles-, nombró Ingrid al chico joven.

El me agarró por detrás con fuerza, creí que me haría daño, pero no… Ingrid se arrodilló ante mi, bajó la cremallera de mi bragueta, sacó con ternura el miembro y lo libó muy hondo. Entre el placer sentido y la mirada de sensualidad de Ángela ante la escena erótica me excité aun más, y Ángela susurró algo a Charles al oído. Éste terminó de bajar mis pantalones y algo frío sentí en el dorso, comenzó a azotarme con la fusta, primero lento y suave; caricias parecían en mi piel y conforme el placer ascendía desde el miembro a mi cabeza más fuerte me propinaba los golpes, podía adivinar cuando cambiaba la fusta de mano por el retraso entre golpes. Demoraba el orgasmo para sentir más goce con la libación y la fusta…

En este episodio comencé a abrazar el dolor canalizándolo en placer sensual.

hombre atado

Nueve de Diciembre de dos mil trece.

Región de Murcia.

Pedro Molina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s